Entenderse, ni más ni menos

“Ni más, ni menos.”

LOS CHICHOS

__

Óscar decía que era un problema muy grande, Rebeca que no tenía importancia y escucharles era muy divertido. Habían terminado un cartel para su nuevo proyecto: “esgrima e inteligencia emocional”. El fallo, que no habían puesto una forma de contacto para dar información de su curso.

Óscar se echaba las manos a la cabeza y se preguntaba cómo les podía haber pasado después de tanto trabajar en su proyecto. Rebeca estaba tranquila porque en el cartel ponía el nombre de su escuela y quien lo leyera buscaría la forma de localizarles. Óscar insistía en que el tema era muy grave y Rebeca le tranquilizaba diciéndole que nadie se había muerto y que todo tiene solución salvo la muerte. Él tan catastrofista; ella tan no pasa nada. Me miraron y antes de hablar, dibujé unos prismáticos.

Se miraron y se rieron. Óscar estaba mirando por un lado de los prismáticos, mientras que Rebeca miraba por el otro. Se entendieron. Óscar miraba aumentando la realidad y se asustaba de verla tan grande. Rebeca miraba reduciendo la realidad y se alejaba del problema. Óscar magnificaba la importancia del cartel; Rebeca minimizaba el error. Óscar entendía que el problema era importante, pero había soluciones. Rebeca entendía que había soluciones, pero algo había que hacer algo para enmendar el error.

Muchas veces no existe el problema, sino la forma de ver el problema. Maximizamos, minimizamos y no nos entendemos cuando lo importante es entenderse, ni más ni menos.


Escribir comentario

Comentarios: 0

Contacta en Facebook

Ver el perfil de Mario López Guerrero en LinkedIn

¿Tienes alguna pregunta?

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Sígueme en Twitter