La cultura no se puede cambiar

"Todos los cambios, aún los más ansiados,

llevan consigo cierta melancolía."

ANATOLE FRANCE

 

- No me gusta lo que está pasando. Ahora no ganamos dinero como antes. Ahora no tenemos dinero todos los meses. Ahora no sé si vamos a tener trabajo todo el año y la gente viene como si no pasara nada, como si todo siguiera igual y no sigue igual... Antes podíamos vender sin movernos, pero ahora no y la gente no lo entiende.

- ¿Qué gente no lo entiende? - le pregunté a ella.

- Los de casa. Eso es lo que me da más rabia. Somos nosotros los que no hacemos nada para adaptarnos a la nueva situación. Hay que cambiar la cultura de esta organización. Tenemos que cambiar. ¿Qué hacemos?

- ¿Qué quieres hacer?

- Pensé que me lo ibas a decir tú - me dijo fijando su mirada en mí.

- Eso estoy haciendo - le dije mientras sus ojos se abrían sorprendidos - Si vamos a hacer cambios, tenemos que saber qué queremos hacer.

 

Hace ya más de diez años que empecé mis investigaciones en la Universidad de Santiago de Compostela sobre el análisis del lenguaje, el discurso y la capacidad de las personas para utilizar las palabras, no sólo para describir hechos o situaciones, sino para crearlas, modificarlas, revivirlas o hacer que signifiquen lo que ellas quieren que signifiquen. Algunas personas lo hacen de forma consciente, pero la mayoría lo hace sin darse cuenta.

 

El poder del lenguaje es tal, que aquello que creemos real es real en sus consecuencias y por eso, independientemente de si es real o no lo que decimos, es importante analizar lo que sucede con lo que se dice, lo que se cuenta, lo que se narra... las historias que dan significado a los hechos y que generan actitudes y comportamientos.

 

PASO 1. ALGUNAS PREGUNTAS

 

1) ¿Qué historias se cuentan de tu organización? ¿Qué se dice de ella? ¿Quiénes son los buenos? ¿Quiénes son los malos?

2) ¿Qué se suele hacer en tu organización? ¿A qué están acostumbrados tus clientes? ¿Y los empleados? ¿Y los directivos?

3) ¿Qué valores tiene tu organización? ¿Con qué imagen se relaciona?

4) ¿Cómo se esctructura tu organización?

5) ¿Cómo se controla lo que hace tu organización? ¿Cómo se premia? ¿Cómo se castiga? ¿Cómo se aprende?

6) ¿Quién toma las decisiones? ¿Quién influye en las decisiones?

 

PASO 2. CADA PREGUNTA EN SU SITIO

 

Las preguntas anteriores no son una casualidad. Cada una de ellas responde a una dimensión de la cultura. Las primeras responden a la "historia", lo que se cuenta de la organización. Las segundas responden a los "ritos", lo que se repite una y otra vez porque lo que se repite se convierte en tradición y la tradición en norma. Las terceras responden a los "símbolos", a los elementos más simples de la organización, pero los más significativos. La cuarta responde a la "estructura", a cómo están enlazados los diferentes miembros de la organización. Las quintas responden al sistema de "control", a lo que se hace en la organización. Y las últimas responden al "poder" que gobierna la organización, lo que hace posible que la organización haga lo que hace.


PASO 3. MISMAS PREGUNTAS, NUEVOS SIGNIFICADOS

 

Una vez que hemos analizado la realidad de nuestra organización es el momento de preguntarnos qué queremos:

 

1) ¿Qué historias quieres que se cuentan de tu organización? ¿Qué quieres que se diga de ella? ¿Quiénes serán los buenos? ¿Quiénes serán los malos?

2) ¿Qué se va a hacer de forma repetida en tu organización? ¿A qué se acostumbrarán tus clientes? ¿Y los empleados? ¿Y los directivos?

3) ¿Qué valores tendrá tu organización? ¿Con qué imagen se relacionará?

4) ¿Cómo se esctructurará tu organización?

5) ¿Cómo se controlará lo que hace tu organización? ¿Cómo se premiará? ¿Cómo se castigará? ¿Cómo se aprenderá?

6) ¿Quién tomará las decisiones? ¿Quién influirá en las decisiones?

 

PASO 4. EL CAMBIO

 

 

Cambiar la cultura de una organización es imposible, lo que podemos hacer es cambiar de cultura en una organización. La cultura no cambia porque no puede cambiar. Es un concepto general, una forma de agrupar creencias, significados y valores compartidos por los miembros de un grupo. No es algo concreto. No se cambia la cultura, cambiamos de cultura ¿Cómo? Cambiando alguno de sus elementos: historia, ritos, símbolos, estructura, control o poder. Podemos cambiar cualquiera de estos elementos concretos y cambiándolos, crear nuevos valores, nuevos significados y nuevas creencias. Y con este cambio, cambiar de cultura dentro de la organización.


Y ahora que ya sabes que no se puede cambiar la cultura, si quieres ¡Cámbiala!

__

Fuentes y documetación: G. Johnson, R. Whittington, and K. Scholes. (2012): "Fundamental of Strategy", Pearson Education


Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Santi Vázquez (jueves, 21 mayo 2015 20:50)

    Brillante Mario!

  • #2

    Mario López Guerrero (jueves, 21 mayo 2015 22:29)

    ¡Mucha gracias, Santi Vázquez!

  • #3

    José Manuel (martes, 30 junio 2015 23:23)

    Muy bueno. Cambiando los elementos, se cambia el todo.
    "¿Qué es la vida sinó la suma de todos los momentos? Haz que tus momentos sean felices, y tendrás un buen resultado."
    (Hoy estoy poeta)

  • #4

    Mario López Guerrero (martes, 07 julio 2015 18:55)

    ¡Viva la poesía, José Manuel!