El círculo de oro. Comunicar genera valor

“Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”.

WITTGENSTEIN

 

- Aquí todos vendemos zapatos, Mario.

- No lo creo.

- Pues créeme.

- Ella tiene zapatos infantiles y por lo que veo, tú no.

- Bueno hay que diferenciarse, claro.

- ¿Y en qué te diferencias tú?

...

 

Cristina me miró a los ojos con ganas de matarme, pero por suerte no lo hizo. Me dejó que le contara una historia apasionante. Una mujer que vestía a la reina. Iba a palacio, miraba con ella lo que le gustaba, le tomaba medidas y confeccionaba un vestido estupendo. En alguna ocasión, sólo se trataba de arreglarle algún vestido, darle un toque más moderno y para eso, ella sabía mil trucos.

 

Alguien podría decir que sólo cosía, pero hacía algo más. No sólo se trataba de conseguir telas, hilos, adornos, agujas y una buena máquina de coser... Eso lo podría haber copiado cualquiera. La diferencia estaba en por qué lo hacía.

 

En realidad, no cosía para ninguna reina. Su pequeño taller estaba en un barrio de la ciudad e iba a las casas de sus vecinos para ver lo que necesitaban y ellos se sentían como reyes. Miraba lo que les gustaba, lo que les quedaba bien y mal y hacía los arreglos necesarios. Modernizaba algún vestido y de vez en cuando, incluso tuvo que hacer uno desde cero.

 

No se trataba de qué hacía, coser; no se trataba de cómo lo hacía, cosiendo; se trataba de por qué lo hacía: en este barrio la gente viste feliz.

 

De alguna manera, estamos en una sociedad donde el "relato" de la vida cobra importancia. La "narración" de lo que hacemos se torna tan importante como lo que hacemos. El "lenguaje" no sólo describe, sino que construye significados y realidades. De forma que la manera en que contamos quiénes somos, a qué nos dedicamos, qué hacemos o cómo lo hacemos nos diferencia. Pero sobre todo, nos diferencia el motor de lo que hacemos, el corazón que nos empuja, el "porqué" de hacer lo que hacermos.

 

No es lo mismo cambiar el mundo difundiendo teorías complicadas de forma sencilla que escribir un texto y hacer un vídeo. No es lo mismo.

 

Como bien explica Simon Sinek en su teoría del "círculo de oro", la principal diferencia que genera valor en la comunicación de nuestras actividades no es el "qué" o el "cómo", sino el "porqué".

 

¿Te has preguntado alguna vez por qué haces lo que haces? Es una buena pregunta... Y ahora, otra: ¿Y se lo has dicho a todo el mundo?

 

__

Fuente: el círculo de oro es la teoría desarrollada por Simon Sinek en Start with Why (2009) y que se puede ver en su charla TED.


Escribir comentario

Comentarios: 0